La publicidad evoluciona a través de los años y actualmente el humor se ha convertido en una herramienta efectiva dentro de las mejores campañas publicitarias. Cada vez más empresas utilizan frases o ideas graciosas para afianzar la relación con su público. Pero, ¿por qué tiene tanto valor? Y, lo más importante, ¿cuál es la mejor forma de utilizarlo? ¡Continúa leyendo!

Uno de los valores más importantes en la publicidad es poder generar una experiencia para los espectadores, llamar la atención y seducirlos de cierta manera. Y es así como la comedia se transforma en algo más allá que un simple género llegando a provocar o influir en un estado de ánimo lleno de alegría y felicidad. Lo que le hace convertirse en una excelente herramienta para dar a conocer tu marca, comunicarte con tu público objetivo y, lo mejor, permanecer en la mente de tus consumidores. 

La risa provoca efectos positivos en el ser humano ya que mejorar la calidad de sueño, la oxigenación, funciona como antidepresivo, libera adrenalina, reduce el estrés, ¡y más! Al utilizarlo dentro de tu publicidad podrás estimular en los espectadores simpatía hacía tu producto o servicio, porque sabemos que si algo nos hace reír entonces debe ser bueno, la risa se relaciona ampliamente con temas positivos.

¿Cómo ponerlo en práctica? 

Como estrategia bien empleada en tus medios de comunicación, te ayudará a vender mejor tus productos y cautivar a cualquier audiencia. Lo más importante es conocer las características de nuestro público meta. Buscar un equilibrio entre lo que resulta humorístico para ellos y lo que es viable para empresa hacer,  esto también dependerá del estilo de tu marca. 

No se trata de hacer morir de risa a tu público, lo importante es hacer llegar el mensaje e incluso con causar una sonrisa y algo positivo ayudará a que te recuerden mejor. William James, reconocido psicólogo, menciona que la retención de la información se logra a través de la captación del mensaje por medio de los sentidos, y la risa es excelente canal para lograrlo.  

Los expertos en la materia hablan sobre algo básico en los anuncios humorísticos, estos deben estar muy bien pensados y estructurados, contar con un guión claro con lo que se desea transmitir. Utilizar el humor para resaltar aquellas características representativas de tus servicios o productos, sus beneficios y atributos, sin llegar a la exageración. 

Pero lo más importante es recordar que para ser gracioso no es necesario ser grosero o negativo y mucho menos ofensivo. Es necesario evitar las bromas discriminatorias, ya que estas provocan el efecto contrario y además pueden ocasionar problemas legales. Es imprescindible evitar malentendidos, por eso antes de crear tu obra maestra de publicidad graciosa, descubre que es lo que podría hacer gracia a tus futuros clientes y atraer más público para tu empresa. 

Did this answer your question?